Relámpagos costeros

¿Jugar a videojuegos en la nube es malo para el medioambiente? (Mi intuición, a menudo equivocada, no acaba de entenderlo)

¿Nos hemos librado de una buena y evitado un síndrome de Kessler?

¿Se adelantó el promotor inmobiliario del Mazinger Z de Tarragona a los propios japoneses que sólo ahora sacan un Godzilla gigante como atracción de feria?

No tengo respuesta para esas preguntas, pero sí puedo intentar orientar a los que se decidan a disfrutar del Festival de Sitges de este año, ya que este año tiene un formato streaming que no tiene todas las películas, pero que nos permite ver cine poco habitual con toda comodidad desde nuestro hogar. Este fin de semana acaba, pero aún hay tiempo de ver alguna. Yo me he visto unas cuantas:

  • “Meow or Never”, un simpático corto en stop motion sobre un gato astronauta. Cumplió su función de verificar que el streaming funciona con un riesgo reducido de 1€.
  • “Benny Loves You”, un slasher con muñecos infernales británico de bastante pobre factura narrativa. Cuela alguna risa, tiene gore a mansalva, pero poco más.
  • “Psycho Goreman”, (que ya no se puede ver en streaming por algún tema legal) algo así como un cruce entre Hellraiser y la niña de Catalana Occident que entretiene y divierte con dosis razonables de violencia y gore. Se queda uno con la sensación que se podía haber aprovechado más una premisa tan original y hay un par de piezas que chirrían un poco, pero un producto la mar de disfrutable.
  • “Vicious Fun”, una de asesinos en serie con sentido del humor y un planteamiento inicial la mar de bien encontrado y original. Muy bien ejecutada y con actores bastante buenos, seguramente mi preferida de las que he visto.
  • “Mandibles”, de Quentin Dupieux, un director francés aparentemente de culto con legión de seguidores. Se trata de una especie de Dos Tontos Muy Tontos con monstruo, con algún toque gracioso, Adèle Exarchopoulos (la Adèle de La Vida de Adèle) como secundaria robaescenas y algún momento divertido, pero a mí me ha dejado más perplejo que otra cosa.
  • “The Mortuary Collection”, unas historias cortas enlazadas estilo Cuentos de la Cripta, pero con el Kurgan de Los Inmortales como narrador/funerario. Impecable factura, un par de buenas ideas y mucha mala leche, como mandan los cánones del cine de terror más gamberro, inconformista y divertido.
  • “Monster SeaFood Wars”, una especie de parodia del cine de monstruos japonés cruzado con ánime culinario (como “El Petit Xef” o “El Gran Sushi” en estos lares). Cutre y con actores al borde del rigor mortis (por su hieratismo- parecen bastante saludables), tiene algunas risas pero es de esas películas que sólo se disfrutan cuando uno no está a tope de sus cualidades mentales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.