El blog es mío…

Hay otros como él, pero éste es el mío

Grandes responsabilidades

Con el megapelotazo que ha supuesto los Vengadores (ya sólo a la zaga de Avatar y la inalcanzable Titanic- James échame una limosna, anda) quizás sea el momento de echar la vista atrás y soltar una sesuda reflexión sobre el “género”.

¿Son las pelis de superhéroes un “género” siquiera?

Lo mismo supongo que se preguntarán los que piensan demasiado sobre los westerns; entre una con un John Wayne bonachón, una de Leone, Sin Perdón o Arma Joven, es difícil encontrar nada en común que no sea la época- y aún así no nos es difícil encontrar westerns como Atmósfera Cero o Firefly/Serenity ambientados en el espacio o pensar que si Yojimbo y Por Un Puñado de Dólares son básicamente la misma película, ambos deberían ser westerns, ¿no?

Con las pelis de superhéroes pasa lo mismo. Yo calificaría Los Vengadores como la primera peli de superhéroes de divertimento relevante- quizás la forma verdadera de las pelis de superhéroes… ¿pues no es decir “Hulk, machaca” la auténtica esencia de los cómics de superhéroes? (Quizás otras películas, en particular Green Hornet, de Gondry, o incluso la reciente Thor, se inscriben en esta corriente, pero son sin duda obras menores). No es casual que Joss Whedon, al mando del cotarro, sea guionista habitual de Marvel y DC y haya sido precisamente él quien nos haya brindado una experiencia que hasta el momento se les había escapado a todos. Lamentablemente, la cinta cojea en ocasiones,  en mi opinión sobre todo por un exceso de escala que se le escapa en ciertos momentos a Whedon y quizás una cierta falta de ritmo a ratos (quizás por el desigual elenco de personajes).

Otras cintas, de tanto o mayor calado, han ido por otros derroteros. La que es para mí la mejor película de superhéroes, X-Men 2 de Brian Singer (Sospechosos Habituales), pese a enseñarnos a mucha gente con trajes de superhéroes, no tiene apenas escenas de acción (aunque sus dos piezas principales, la introducción con Rondador Nocturno y el asalto a la Mansión de Xavier, son absolutas obras maestras del cine de acción) y se desenvuelve entre el thriller, la cinta de acción prácticamente convencional (recordemos que mucha acción está poblada de gente sin superpoderes y que, desde luego, la escala es mucho menor que Los Vengadores) y la vertiente social típica de los X-Men. Por supuesto la guinda son unos personajes perfectamente dibujados gracias a las excelentes interpretaciones de Ian McKellen, Brian Cox (Stryker) e incluso un acertadisimo, aunque secundario, John Allerdice (Pyro).

Hellboy (Benicio del Toro) en cambio, parte de un cómic más atípico (Hellboy es más un detective de lo oculto que un tipo con mallas que vuela). Como en X2 las interpretaciones (merecidísimo triunfo de Ron Perlman con excelentísima contrapartida de Selma Blair) son el atractivo principal de la cinta, así como una narración y un estilo propio que combinan muy bien un cine “de autor” con cine de acción más que correcto.

En otra nota, Watchmen parte de una obra que tiene superhéroes, pero que se encuadra en un género más reflexivo y analítico; Watchmen sí es descaradamente un estudio sobre la condición humana que utiliza los vigilantes enmascarados y un superpoderoso tal y como Asimov usa a los robots para hablar de las personas (y de pasada, de los superhéroes, sí). Curiosamente Watchmen ya era prácticamente más storyboard que tebeo y estoy indeciso a la hora de valorar el trabajo de Zack Snyder e incluso de los actores- ¿hacen algo más que darle movimiento a la obra de Moore y Gibbons?

Aparte queda alguna rareza- yo destacaría el Hulk de Ang Lee, un preciosista experimento de montaje y fotografia que, pese a que seguramente es insostenible, representa quizá el más acertado acercamiento visual a los cómics; deja a Watchmen en el aspecto visual al nivel del betún. La peli, desgraciadamente, salvo este superlativo montaje de viñetas, poco más tiene que ver con los cómics o los superhéroes. Complejo de Edipo + Super Mario Bros como argumento más unas interpretaciones poco inspiradas lastran mortalmente la película.

¿Es casual que dentro de las pelis más destacables encontremos reconocidos autores? Tim Burton, Christopher Nolan o incluso Kenneth Branagh (¡sí, amigos, recuerden que firmó Thor!) se han metido en el género con desiguales resultados: no, no todas las pelis de superhéroes son bazofia (y desde luego, pocas son realmente buenas). Sí, es un “género” de estos denostados, como los westerns lo pueden haber sido en ocasiones, o la ciencia ficción o las pelis de tiros o de patadas voladoras, pero desde luego que no merece ser despreciado. Por suerte para los aficionados, con los éxitos comerciales y la abundancia de material por adaptar, tendremos películas para rato…

De bonus, un ránking. Yo consideraría The Punisher (1989, la de Dolph Lundgren) como la frontera entre lo aceptable y lo malo (más que nada porque a día de hoy no sé si me gusta de lo mala que es, no es tan mala como parece o si simplemente es mala).

  1. X2
  2. Iron Man
  3. Hellboy
  4. Watchmen
  5. The Dark Knight
  6. The Avengers
  7. Hulk (2003)
  8. Batman
  9. Spider-Man 2
  10. X-Men
  11. Batman Begins
  12. Spider-Man
  13. Batman Returns
  14. X-Men Origins: Wolverine
  15. X-Men: The Last Stand
  16. The Punisher (1989)
  17. Thor
  18. Blade
  19. Elektra
  20. The Green Hornet
  21. Fantastic Four
  22. The Green Lantern
  23. Daredevil
  24. Superman Returns
  25. The Incredible Hulk
  26. Superman
  27. Spider-Man 3

(correcciones y retoques importantes del de siempre, que como siempre evita que escriba sin ninguna revisión)


Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.