Scott Pilgrim de los anillos

Según la Wikipedia:

Tolkien first began working on the stories that would become The Silmarillion in 1914,[8] intending them to become an English mythology that would explain the origins of English history and culture*

Reflexionando tras ver la adaptación al cine del cómic de Scott Pilgrim voy llegando a la conclusión que Bryan Lee O’Malley pretendía algo parecido con su historieta. Ya el argumento, en el que Scott Pilgrim debe derrotar a los siete ex de su pretendida para poder salir con ella, parece sacado con alguna libertad de una historia de dioses griegos si no directamente paralela a las doce labores de Hércules u otras muchas epopeyas. Pero al contrario que Tolkien, la mitología de Scott Pilgrim pretende reflejar el lenguaje e iconografía de su audiencia, bebiendo así de cómics, videojuegos y demás cultura pop. La misma estructura argumental alude a los monstruos de fin de nivel de los videojuegos, y las batallas con ellos están filmadas siguiendo claramente el patrón de los videojuegos de lucha; letrero de versus, barras de energía, combos y demás mandangas. En un plano más profundo, pese a que el cómic pasa un poco de puntillas por las alusiones al limbo que constituye un punto argumental importante del tebeo, observamos curiosamente como Scott Pilgrim trata el tradicionalmente religioso concepto de la resurrección- por supuesto con las vidas extra de los videojuegos como mecanismo.

La adaptación cinematográfica va un paso más allá y traslada el lenguaje visual del cómic a la pantalla; bocadillos, planos y montaje compiten con el Hulk de Ang Lee para ver quién hace la película más comiquera. Edgar Wright se aleja un pelín de la lírica del taiwanés (que por otra parte, tampoco acababa de encajar en la historia de un destructivo hombretón verde) y es más fiel a los coloridos destellos pop del cómic tradicional. Wright sale bastante airoso del desafío y si bien no alcanza la sofisticación del preciosista montaje de Hulk, sí es sumamente efectivo pese a que es ambicioso y arriesgado.

Más allá de lo argumental y visual, Scott Pilgrim contra el Mundo tiene más bien pocos puntos flojos. Quizá el protagonista, el ubicuo Michael Cera no parece el actor más apropiado para el papel protagonista, aunque su interpretación es bastante digna. El resto del reparto es bastante sólido- a destacar el inusual papel de Kieran Culkin, que se hace con la mayoría de las escenas en las que sale, y el ex interpretado por Brandon Routh, el Superman de la insípida Superman Returns de 2006, cuyo supervillano infundido de poderes veganos nos brinda la probablemente mejor batalla de la cinta.

Por último, destacar que O’Malley que admite abiertamente que el manga, y en concreto, la superlativa Ranma 1/2 fue de sus mayores influencias- hecho que no se aprecia mucho visualmente en la película, pero que en el aspecto argumental y, sobre todo, humorístico, queda bastante patente.

En definitiva, una peli entretenida, arriesgada, divertida y… mitológica.

Más emergencias

Libros nuevos que he comprado

Las nuevas incorporaciones son The Data Model Resource Book: v.1: A Library of Universal Data Models for All Enterprises: Vol 1, 2 y 3; Death MarchThe Visual Display of Quantitative Information.

Primeras impresiones:

  • Los Data Model están muy bien. El segundo un poco decepcionante, porque el modelo que me interesaba (E-Commerce), es un poco flojito- este segundo volumen se centra en áreas específicas (agencias de viajes, aseguradoras, etc.)… si a uno no le interesa particularmenten ninguna de estas áreas, sólo el coleccionismo justifica su compra.
  • Death March es brillante.
  • Visual Display está bien… pero yo me esperaba más

 

The Mythical Man Month and Other Essays on Software Engineering – Anniversary Edition

Pocos libros tienen la fama y popularidad de The Mythical Man Month. Hace tiempo ya que quería leer este libro sobre la ingeniería del software y aprovechando la destrucción de fronteras de Amazon Reino Unido, me hice con mi copia.

The Mythical Man Month es una colección de ensayos sobre la construcción de programas inspirada en gran medida por el trabajo el autor, Frederick Brooks en el desarrollo de OS/360, el sistema operativo del System/360 de IBM (del paleolítico de los 60). Brooks analiza sus experiencias, las contrasta con las de otros colegas y ofrece su opinión. Por mucho que nos separan casi 40 años de la fecha de publicación de la primera edición del libro, pocas ideas del libro han quedado obsoletas (en esta edición especial de aniversario, el autor añade al libro contenido comentando estos aspectos). Las predicciones de Brooks, que parten de un análisis de qué factores de la ingeniería del software eran limitaciones de los sistemas de la época y cuáles eran problemas intrínsecos, son precisas, y son reconfirmadas en “No Silver Bullet”, un ensayo suyo del 86 añadido al libro en el que postula que no existen las soluciones “milagro”.

Lógicamente, sí que hay muchas partes del libro que resultan ridículas hoy en día (discusiones sobre microfilms, como encajar programas en la limitada capacidad de las máquinas de los 60, etc.), y ciertas partes de sus argumentos han quedado obsoletas por las prácticas modernas- si bien es cierto que podemos rastrear los orígenes de estas novedades en propuestas de Brooks en el libro- es interesante re-analizar todas estas nuevas tendencias en el campo tras haber leído The Mythical Man Month.

Otra crítica que se podría dirigir al libro (y que de hecho Brooks recibió, tal como explica en el libro), es que gran parte de él es “sentido común”. Ciertamente, sí (y más en este siglo), pero sigue siendo necesario escribir el sentido común en algún sitio, y además, hay muchísimo en el libro que refuerza este sentido común- pruebas, estudios, razonamientos, etc.- que le dan más fuerza y vitalidad. Brooks también aporta mucho más que sentido común; sus ideas sobre composición de equipos son claras y razonadas, e imbuirnos de su filosofía es útil y valioso.

Además, Brooks tiene estilo escribiendo. Los ensayos se enlazan naturalmente, sabe darles vida mediante sus vivencias y consigue que el libro no sea aburrido y que las ideas nos lleguen frescas a la cabeza.

En definitiva, me uno al corrillo de gente que ha leído el libro y, quién sabe, puede que al de los que aplican sus ideas.

Database in Depth – Relational Theory for Practitioners

Database in Depth es un libro del mítico C. J. Date, que ha publicado una barbaridad de libros sobre bases de datos relacionales.

Yo me hallaba buscando un libro para avanzar mis conocimientos de bases de datos; principalmente para mejorar los diseños de esquemas y la manera de trabajar con ellos- seguramente desde un punto de vista teórico pero aplicable a nivel práctico.

En casi todos los mentideros de Internet le dirigen a uno hacia los libros de Date. La complicación es escoger uno, ya que aparentemente todos tienen temáticas y contenidos muy similares. Finalmente, me decidí por Database in Depth porque todo parecía indicar que era el que mejor ajustaba a mis intenciones.

En realidad, ahora creo que no lo es.

Database in Depth parte de la definición estricta del modelo relacional, enunciando y rebatiendo errores populares en la interpretación de las sagradas escrituras de Codd, y apuntando todos los pecados del SQL y sus implementaciones. Esto es interesante, ya que lo hace señalando las inconsistencias del SQL (por ejemplo, defiende la tesis de que NULL no debería existir,  a partir de contradicciones derivadas de su uso) y sus carencias.

Esto tiene un interés práctico, ya que posiblemente se puedan conseguir mejores (y sobre todo, más puros) modelos de datos intentándonos ajustar al modelo relacional verdadero, pero tiene el peligro de que, realmente, no existen implementaciones de éste. En efecto, Date defiende la intercambiabilidad de tablas y vistas, pero pocos gestores de bases de datos implementan actualizaciones sobre vistas, con lo que no se puede explotar este concepto como se debiera (e intentarlo puede llevarnos por el mal camino).

Date también trata temas de normalización, y su explicación es clara e interesante, y llena de argumentos nuevos para mi contra la popular denormalización (por ejemplo, apunta a las dificultades de escribir consultas correctas sobre esquemas denormalizados que estoy seguro que se le han escapado a más de uno), y que son bastante más aplicables a las implementaciones existentes.

En cuanto a la redacción del libro, Date es conciso y claro. No tiene miedo de expresar sus opiniones, pero creo que especifica muy bien cuando está siendo subjetivo. El tratamiento matemático de la teoría puede asustar a alguno, pero es completo y comprensible.

A parte de esto, el libro se me ha quedado corto. El libro no trata (o al menos yo no he sabido extraerlo) temas que me interesaban como el uso de claves artificiales, las consultas y la programación en general sobre bases de datos. A pesar de ello, los 19 eurillos que cuesta son relativamente económicos para un libro técnico, y al menos el contenido teórico ya los vale.