Debian GNU/Windows

Aunque muchas veces digo que soy usuario de Linux (desde 2002 en casa, 2011 en el trabajo), la verdad es que lo que soy es usuario de Debian (también uso CentOS en algunos servidores).

Debian aspira a ser el sistema operativo universal- su versión “testing” contiene la friolera de 58.000 paquetes de software, que incluyen un entorno tipo UNIX y el kernel de Linux, todo en un formato fácilmente instalable. Cantidad no equivalente siempre a calidad, pero al menos para mi, Debian cubre prácticamente todas mis necesidades informáticas con un coste mínimo en tiempo y dinero: en un momento tengo acceso a la mayoría del software que necesito en un entorno eficiente y agradable.

Sin embargo, el mundo de la informática de escritorio sigue dominado por Microsoft Windows. Es un sistema que he usado bastante y realmente tiene muchas virtudes, pero para mi su mayor defecto es que no es Debian. Windows dispone de mucho software interesante que no se puede usar en un sistema Debian, sí- pero Debian también tiene mucho software que es una lata utilizar en Windows- especialmente el que compone el entorno “UNIX” de GNU (los shells y utilidades, que uso intensivamente).

Son dos filosofías completamente diferentes. Debian aspira a empaquetar todo el software libre del universo (e incluso no libre) y Windows te proporciona un sistema operativo y unas migajas de software para que te busques la vida.

¿No podemos tener lo mejor de cada mundo?

Hasta ahora, obtener los beneficios de Windows y Debian suponía mantener dos sistemas. Yo personalmente tengo máquinas virtuales Windows que utilizo para acceder a software que sólo está disponible en Windows- como Microsoft Office, pero en general evito en la medida de lo posible usar Windows porque es un tostón trabajar dentro de una máquina virtual y por tanto aprovecho poco todo el software disponible para Windows.

Ahora bien, Microsoft está cambiando y comienza a contemplar Linux como algo diferente a un enemigo a destruir. Curiosamente, Microsoft parece escoger Debian cuando comienza a acercarse a Linux (sin ir más lejos, han sacado un contenedor Docker para ejecutar aplicaciones de ASP.NET que es Debian Wheezy).

Por otra parte, Debian está preparada para correr bajo otros sistemas operativos. Sin ir más lejos Debian GNU/kFreeBSD es Debian corriendo sobre FreeBSD. También anda por ahí un intento de ejecutar Debian sobre Hurd, el kernel de GNU que quizá algún día sea relevante.

¿Por qué no Debian GNU/Windows?

Existen “distribuciones” para Windows, como por ejemplo Cygwin y MinGW/MSYS, que traen mucho del software GNU y del que incluye Debian, pero que palidecen en comparación con Debian- mucho menos software y mucho menos cariño en su mantenimiento.

No existen imposibles para correr Debian sobre Windows- se requeriría un enorme esfuerzo y hay aún muchas diferencias políticas a limar, pero un Windows, con su enorme soporte de hardware y el acceso a mucho software importante, con un entorno Debian encima sería un entorno que me tentaría seriamente a abandonar Linux.

En este mundo extraño con un Microsoft desconocido que saca software para sus competidores y que emplea Linux… no es algo completamente descabellado.

Postdata: soy plenamente consciente que OS X sería una alternativa a Windows en un escenario así. Sin embargo, debo decir que prefiero Windows. Apple y su entorno comienza a disgustarme más de lo que me disgustaba Microsoft. Y desde luego, creo que Apple sería infinitamente menos cooperativa.