Carta abierta a la directiva de la Cadena Ser

A: redaccion@cadenaser.com

Muy señores míos,

Me dirijo a ustedes como oyente fiel de Carrusel Deportivo. Quizá hace más de 10 años que escucho el programa, impulsado por mi madre y mi hermano, también grandes fans de Carrusel. Carrusel me ha acompañado durante todo este tiempo innumerables fines de semana, donde la voz de sus locutores ha estado a mi lado, informándome sobre el fútbol, entreteniendo y animándome.

El motivo de este email, como supongo imaginarán, es la falta de Paco González en la dirección de Carrusel. Hasta donde sé, no han publicado ustedes los motivos de su destitución, así que tengo que guiarme por lo que he oído en otros medios- que se trata de una desavinencia entre Paco y un directivo de la cadena.

Les invito a reconsiderar la decisión. Como todo el mundo sabe, Paco es el alma y espíritu de Carrusel. Yo no entiendo la existencia de nuestro Carrusel sin su auténtico padre. Estoy escuchándolo ahora mismo y tengo una sensación de vacío que seguro comparten conmigo muchos otros. Supongo que si esta decisión es permamente e irrevocable, acabaré acostumbrándome, pero quizás no. No sé si ustedes perderán oyentes, publicidad o si bien no tendrá mayor repercusión sobre su negocio. No sé si tienen ustedes en cuenta otros criterios no empresariales como la sensación de familia, comunidad y otros vínculos emocionales que nosotros, sus oyentes, sí tenemos. En cualquier caso, espero que, por un motivo u otro, Paco González vuelva a Carrusel si así lo desea. Yo, personalmente, quiero transmitirles mi descontento con esta situación y mi opinión que no creo que cualquiera que sea la situación, su destitución sea lo más apropiado, ni en el aspecto de negocio, ni en el humano- y si es un motivo de egos, creo que el orgullo y la tozudez nunca han llevado a nadie a buen puerto.

Con la esperanza de que reconsideren sus decisiones, me despido para escuchar su programa- quién sabe si una de las últimas veces que lo hago.

Un saludo cordial de un oyente,

Alejandro Córcoles Briongos

Barcelona, 15 de mayo de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *